RETROFLEXIONES

Las emociones distraen a la mente a cada momento, interfiriendo en la estabilidad y la calma.

En el yoga se considera que el corazón emocional se encuentra en el centro del cuerpo, debajo del corazón físico.

Las asanas abren y estabilizan este centro fortaleciendo la mente. Proporcionan energía y valor.

Son rejuvenecedoras y efectivas en casos de depresión.

Abren el pecho y aumentan significativamente la flexibilidad de la columna. Los brazos y hombros se fortalecen.